Universo Humano

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Banner
Banner

El Miedo y cómo enfrentarlo

Correo electrónico Imprimir

Por Laura Gutiérrez 

El miedo es una emoción de la cual a nadie nos gusta hablar. Existe una creencia general de que el miedo es malo y el valor es bueno, que las personas temerosas son cobardes y las que aparentan valentía, son admirables.

Desafortunadamente, a consecuencia de esta creencia tan arraigada, nos acostumbramos a esconder el miedo ante los demás y ante nosotros mismos, es por ello que pasamos gran parte de la vida sin darnos cuenta que estamos atrayendo a nuestro presente aquello a lo que más tememos.

Nuestros Arcángeles nos hacen saber que el miedo es igual que la fe, un imán. La fe atrae lo que deseamos con amor, y el miedo atrae lo que rechazamos con temor.

Al entender que el miedo no nos demerita, podemos verlo de frente como a cualquier otra emoción la cual descontrolada nos lleva a cometer acciones sin razonar, pero que cuando la identificamos podemos trabajar en ella para no permitir que nos cause problemas.

Los Arcángeles nos piden que analicemos:
¿A qué le tememos?
¿El temor que sentimos nos esta causando problemas o nos esta protegiendo?

Si tenemos miedo de enamorarnos porque no queremos salir lastimados, entonces preguntémonos:
¿Qué nos lastima más, el temor a enamorarnos y salir lastimados, o la soledad en la estamos protegiéndonos del temor?

En cambio, si deseamos aventarnos de un segundo piso, robar, matar o lastimarnos y el miedo nos lo impide, éste miedo nos favorece pues nos esta protegiendo de consecuencias más graves.

El miedo funciona como una protección que la mente utiliza en base a experiencias dañinas de nuestro pasado, pero de la misma forma en que nos mantenemos vigentes con la moda o los avances tecnológicos, también habremos de mantenernos vigentes con respecto a nuestras creencias. Revisar las causas de nuestros temores tal vez pueda sorprendernos pues las acciones o personas que tanto temor nos causaban tal vez ya ni siquiera estén en nuestras vidas por lo tanto ya no tienen ningún poder sobre nosotros.

El miedo solo es malo si nosotros le damos el poder de paralizarnos, de sabotear nuestros beneficios, de truncar  nuestro éxito y frenar nuestro avance.

Si hay algo que rechaces con vehemencia, ponte alerta y analiza si lo que te mueve es el miedo, recuerda que a lo que más nos resistimos, es a lo que más tememos y la causa puede ser que creamos que no podemos, que no somos suficientes o que no nos lo merecemos.

Los Arcángeles nos auxilian disolviendo el temor según sea la causa. Nuestro amado Arcángel Miguel nos asiste cuando el miedo es por causas sobrenaturales o por malas energías. Pero cuando son miedos por causas que podemos identificar claramente como experiencias, personas o emociones, el Arcángel Gabriel es quien nos ayuda a disolver estos temores y encontrar soluciones y perdón.

Hagamos la siguiente oración todas las noches y entreguemos nuestros temores a Dios. Si sentimos que no es suficiente, podemos también realizarla a lo largo del día.

“Amado Arcángel Miguel: Pido que tu rayo azul y tu presencia protectora disuelva toda energía negativa a mi alrededor, alrededor de mi hogar y de mis seres queridos. Penetra con tu luz cada rincón y llévate cualquier presencia o energía discordante a la dimensión que le corresponda. Rodea mi hogar con tus Ángeles del rayo azul y crea un escudo protector en todo mi entorno. Gracias, así sea”.

“En nombre de Dios Padre, Dios hijo y Dios Espíritu Santo, pido tu protección San Miguel Arcángel y de toda tu hueste de luz para que me envuelva en un poderoso círculo azul que expanda mi aura y multiplique su poder para proteger mi cuerpo, mi alma, mi familia, mi hogar y rechace toda energía negativa que hacia mi venga dirigida por cualquier vía. Pido que todo sentimiento contrario al amor sea transmutado en bendiciones por el poder y la energía de Dios. Gracias porque así es.”

“En el nombre de Dios Padre, Dios hijo y Dios Espíritu Santo, invoco a mi amado Arcángel Gabriel y los seres de luz de la llama Blanca para que envuelvan todo mi ser liberando el temor a “____” (pronúncialo). Gracias Arcángel Gabriel porque este espacio es llenado de luz, amor, bendiciones, fuerza y libertad. Yo soy la fuerza de Dios fortaleciendo mi fe. Así sea y así es”

Deseo de todo corazón que el hábito de la comunicación divina se arraigue en ti para que tus dones sean liberados y encuentres tu misión de vida. Bendiciones, Laura.

Mi correo electrónico es: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla por si deseas contactarme y compartir conmigo tus experiencias o tus dudas.

Banner
Usted esta aqui: Salud Alternativa » El Miedo y cómo enfrentarlo