Universo Humano

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Banner
Banner

Alimentos genéticamente modificados una amenaza para nuestra salud

Correo electrónico Imprimir

Por Hugo Robin 

Probablemente ya tenga un ligero conocimiento de lo que es un alimento genéticamente modificado (GMO) o tan sólo lo ha escuchado, pero por si no lo sabe es aquel que se le ha modificado su cadena de ADN agregándole un implante de bacteria, o de algún otro alimento, con el simple hecho de crear resistencia a las plagas que acechan a dicho alimento.

Obviamente este tipo de proceso, y cualquier otro que atente contra lo que la madre naturaleza diseñó, creará todo un caos, presentándose como enfermedades aún no conocidas, debido a que este nuevo alimento no tiene reconocimiento por nuestro cuerpo, y al no tenerlo, no puede ser aceptado, procesado, digerido y desde luego utilizado, creando una desnutrición a largo plazo.

Lo peor de todo no resulta ser la desnutrición, sino el hecho que el consumo de este tipo de alimento GMO nos puede llegar a generar enfermedades sumamente severas a través del daño a nuestra propia cadena de ADN. Quiero aclarar que hasta la fecha no existen estudios que demuestren algún daño ocasionado por este tipo de alimentos, realmente el uso de estos alimentos en el mercado es relativamente muy reciente, alrededor de 3 a 5 años. Pero, científicos hipotetisan sobre lo que estos tipos de alimentos nos pueden causar. Además, creo que no se ocupa ser un experto en biología y bioquímica para poder determinar por puro y simple sentido de razonamiento lo que un alimento de esta naturaleza nos puede causar.

Con el fin de poder ser algo concretos, hare mención de las consecuencias que según los científicos podemos llegar a padecer si comemos alimentos GMO, o para aquellos que ya lo han estado haciendo sin saber, seguir consumiendo este tipo de alimentos.

* · Cáncer y enfermedades inmunológicas en general.

* · Infecciones y virus no controlables

* · Esterilidad

* · Deformaciones al nacer

Cáncer

Se sabe que el DNA transgénico puede sobrevivir la digestión de los intestinos y que puede saltarse a los genomas de las células mamarias incrementado la posibilidad de crear cáncer. Esta posibilidad no puede excluir el hecho que, alimentar a los animales con maíz GMO puede presentar consecuencias, no sólo en el animal, sino también en los humanos que consuman a estos animales.

Infecciones y virus no controlables

Sin duda, el peligro más insidioso que se está creando al modificar la estructura de ADN de los alimentos, es el de dar cavidad a la creación de nuevas bacterias y virus nunca antes vistos. Virus y bacterias que no han existido en billones de años de evolución. Virus y bacterias que ningún antibiótico o antiviral que existe puede combatir debido a que no pertenecen a nuestra época. Quizás esta es la nueva forma de Arma Biológica de la cual nos debemos de cuidar.

Esterilidad

Existe un herbicida llamado Atrazina el cual está causando el cambio de sexo en algunas especias animales como las ranas. Ranas que nacen machos terminan siendo de sexo femenino debido a esta sustancia. Hasta la fecha, los científicos están descubriendo solo problemas de esterilidad en algunos animales que son alimentados con alimentos GMO. Esto es a través de que la estructura de transgenes del alimento interfiere con los aparatos reproductores de los animales, modificando sus células reproductoras y creando esterilidad. Sin embargo, no descartan la posibilidad que esto sea solo el primer paso a causar un cambio de sexo en el animal.

Deformaciones al nacer

Esto es algo que hasta la fecha no se ha podido relacionar. Solo se sabe que si la estructura de ADN de un humano o animal es modificada, entonces esta persona o animal tendrá problemas para poder procrear, corriendo el riesgo de poder traer al mundo a una criatura deforme debido al cambio anti-natural provocado.

Estas son sólo algunas de las enfermedades que los científicos han llegado a establecer que nos pueden suceder debido al hecho de cómo afecta una alteración en una estructura de ADN. De hecho, algunos de estos padecimientos ya se están viendo en animales y se espera que dentro de muy poco tiempo se empiece a ver en humanos de empezar y/o seguir consumiendo alimentos GMO.

Propósito principal fallido

Existen investigaciones independientes las cuales demuestran que los alimentos GMO han fallado a la promesa inicialmente realizada sobre la reducción drástica del uso de herbicidas y pesticidas sobre los alimentos. Este tipo de alimentos les ha costado alrededor de 12 billones de dólares al gobierno americano al tener que subsidiar a los productores en el uso de herbicidas y pesticidas, y en pérdidas de productos GMO que han tenido que retirar del mercado debido a la contaminación transgénica con otros alimentos. Pérdidas masivas en el algodón de hasta un 100% han sido reportadas en la india.

¿Estaremos comiendo alimentos GMO?

Cuando en EU se llevo a cabo una encuesta, solo 1/4 de la población reportaron saber estar consumiendo alimentos GMO. Sin embargo, siendo un americano, se tiene un 70% de probabilidad de escoger un producto con ingredientes GMO al momento de asistir al típico supermercado. Esto es debido a que de cada 10 productos que se encuentran en los estantes de estos supermercados, 7 han sido GMO.

Ahora, aunque estas cifras por el momento solo apliquen a EU, eso no quita que nosotros no podamos estar consumiendo algo similar. Hay que recordar que después de todo somos frontera y recibimos gran parte de nuestros alimentos de allá. Además, los alimentos GMO se cosechan prácticamente en todas las partes del mundo, debido a que Monsanto (el creador de este tipo de alimentos) se ha metido en el mercado mundial apoderándose de él y creando auto-dependencia.

Me atrevo a decir que el día de hoy, muchos de nosotros los mexicanos podemos estar consumiendo alimentos GMO sin ni siquiera saberlo. Lamentablemente no existen leyes o reglamentos que demanden que un producto informe sobre si su contenido es o no es GMO.

Hallan transgenes en maíz mexicano

Hace aproximadamente 2 años, apareció en las noticias una nota en donde científicos confirmaban la presencia de genes GMO en el maíz. Para efectos de no jugar al teléfono descompuesto, anexo la nota tal y como es:

Científicos confirman la contaminación del maíz tradicional con genes genéticamente modificados.

El argumento se suscitó hace mucho tiempo: que los genes de cultivos genéticamente modificados podían escaparse al ambiente y contaminar variedades de cultivos tradicionales.

Ahora es oficial. Un estudio llevado a cabo por investigadores mexicanos y estadounidenses encontró transgenes en muestras de maíz silvestre. La investigación -publicada en "Molecular Ecology" (Ecología Molecular)- encontró transgenes en cerca de 1% de unas 2.000 muestras de maíz tradicional tomadas en el sureste de México. Se espera que el nuevo estudio ponga fin a la controversia que se inició en 2001 cuando por primera vez se informó de la propagación de transgenes en variedades tradicionales de maíz en Oaxaca. Pero el método de ese estudio -publicado entonces en la revista "Nature- fue tenazmente criticado en Estados Unidos y la investigación fue eventualmente repudiada por la publicación científica.

Ahora la nueva investigación llevada a cabo en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad de California, Davis, entre otros centros de investigación, confirma los resultados de 2001. "Esta controversia y confusión en torno a los resultados ha implicado un retraso muy importante para la bioseguridad de México", le dijo a BBC Ciencia la doctora Elena Álvarez-Buylla, del Laboratorio de Genética Molecular, Desarrollo y Evolución de Plantas de la UNAM, quien dirigió el estudio.

"Efectivamente hemos corroborado lo que sugerían los datos desde el principio".

Además, agrega, el nuevo estudio presenta dos datos adicionales. "Uno, demuestra que los ensayos comerciales que se usan de manera tradicional pueden tener falsos negativos, asegurando que no hay transgenes cuando sí los hay".

"Y dos, que el muestreo es muy importante porque los transgenes no están esparcidos de manera uniforme en el espacio, sino se acumulan en muy pocas poblaciones", explica la investigadora.

Esto es importante, dice, porque la única forma de asegurar que los transgenes se encuentran realmente presentes es necesario hacer un diseño de muestreo que tome en cuenta la forma de esparcimiento.

Incertidumbres

En los alimentos genéticamente modificados el ADN de la planta se altera de modo artificial para crear cultivos con propiedades específicas. En México, donde el maíz es base de la alimentación, existen unas 60 variedades domesticadas y salvajes. Y para protegerlas el gobierno estableció una moratoria en 1998 sobre la siembra y experimentación de maíz transgénico.

Pero la venta y uso de maíz modificado sí está autorizada en el marco de la Asociación de Libre Intercambio de Norteamérica con Estados Unidos y Canadá. Y se cree que los transgenes pudieron haberse filtrado de manera ilegal.

Aunque este estudio no analiza los efectos de la contaminación transgénica, otras investigaciones sugieren que ésta podría tener consecuencias a largo plazo para la salud y el medio ambiente. "El maíz es promiscuo -explica la doctora Álvarez- es decir, una mazorca se forma a partir de eventos de polinización de una multitud de donadores de polen".

"Y una vez que está la semilla formada, sus genes pueden viajar largas distancias tanto a través del polen como de la semilla".

La consecuencia es un "cruzamiento lejano", es decir, el desplazamiento de transgenes a cultivos convencionales o especies silvestres, y la mezcla de cultivos de semillas convencionales con cultivos genéticamente modificados.

Esto, dicen los expertos, podría tener un impacto importante sobre la inocuidad y la seguridad de los alimentos, principalmente en México, que es un centro de origen y diversidad genética del maíz.

Lo peor del caso

A partir del año 94, cuando entro en vigor la segunda parte del tratado de libre comercio (TLC), México dejo de producir la cantidad de maíz que hasta ese momento producía cayendo en el error de empezar a importar maíz americano. México solía ser su propio consumidor del todo el maíz requerido por la población mexicana y hasta teníamos la ventaja de poder exportar maíz hacia diferentes partes del mundo. Actualmente, una buena parte del maíz que consumimos (al menos en la frontera) proviene de EU de donde se sabe comenzó todo este proceso del alimento GMO. Así que sólo es cuestión de preguntarnos ¿Qué podemos hacer?

¿Cómo evitar alimentos GMO?

No es fácil decir, "deje de consumir maíz’’. Después de todo, este es un alimento originario de nuestro pueblo y que además resulta ser nuestro preferido. Para muchas familias, comer sin tortillas no es comer, de hecho, muchas familias del sur de la republica sólo pueden lograr conseguir a veces tan sólo unas cuantas tortillas al día para alcanzar a librarlo y seguir permaneciendo con vida. Por lo tanto, no descartare la posibilidad de poder seguir consumiendo este alimento, pero si podemos reducir el riesgo de generar algún padecimiento a través del consumo de alimentos GMO si tan sólo reducimos un poco o mucho la cantidad de este alimento y si seguimos pautas como:

1.- Compra orgánico

El comprar alimentos orgánicos resulta ser, hasta ahorita, la mejor manera de asegurar que nuestros alimentos no corran el riesgo de ser GMO. Por definición, un alimento reconocido con el término de Orgánico debe de ser:

* · Libre de cualquier alimento GMO

* · Producido sin el uso de pesticidas y fertilizantes sintéticos

* · De algún animal criado sin el uso de sustancias promotoras a la ganancia de peso como los antibióticos y hormonas de crecimiento.

2.- Lee etiquetas

La soya y el maíz GMO hacen por sí mismas la porción más grande de los alimentos GMO que hay en el mercado. Cuando se esté leyendo la etiqueta de algún producto, si alguno de los siguientes ingredientes se encuentra enlistado, es muy probable que este proceda de algún alimento GMO:

Derivados del maíz:

Harina de maíz, jarabe de maíz, jarabe de maíz de alta fructosa, malta, jarabe de malta, fécula de maíz, malto dextrina, glutamato mono sódico, sorbitol, dextrina, azúcar glas y vitaminas que no aclaren ser libres de maíz.

Derivados de la soya:

Salsa de soya, proteína de soya, lecitina de soya, proteína aislada de soya, bebidas de soya, tofu, aceite de soya, margarinas y mayonesas.

Como podemos ver, existen muchos alimentos que contienen este tipo de ingredientes, como:

Formulas infantiles, cereales, mayonesas, chocolates, papitas fritas, helados, bebidas alcohólicas, aderezos, hamburguesas y hot dogs, galletas, pastelitos, dulces, polvos de proteína, pastas, pan de barra y dulce, margarinas, alimentos fritos, cosméticos, jabones, detergentes, shampoos, y muchas cosas más.

Además del maíz y de la soya, otros alimentos GMO que le siguen en cuanto a producción a estos alimentos son la canola, el algodón y la papaya.

3.- Fíjate en las calcomanías de los productos

Probablemente te has dado cuenta de algunas pequeñas etiquetas encontradas en algunas frutas y verduras que hay en el mercado. Estas pequeñas etiquetas tienen un número que significan algo. Este método aplica a cualquier alimento que haya salido o pasado a través de EU. Y significa lo siguiente:

* · 4 dígitos significa que el producto es de origen convencional. Ejemplo: 4354

* · 5 dígitos y que el 1er numero empiece con 8 significa que es un alimento transgénico. Ejemplo: 83645

* · 5 dígitos y que el 1er número empiece con 9 significa que el alimento es orgánico. Ejemplo: 94657

Otra forma de identificar alimentos transgénicos es a través de alimentos que no contienen semillas. Alimentos como las sandias y las uvas sin semillas han sido creados para facilitarle el consumo al consumidor que no las desea. Estos alimentos también saben más dulce de lo normal.

4.- Evita alimentos procesados

Alrededor de un 70% de los alimentos que son procesados contienen algún ingrediente GMO y los mismos fabricantes del alimento no saben que el alimento que están adquiriendo es de esta naturaleza. Existen ciertas razones por las cuales los alimentos procesados no son recomendables. Por ejemplo; a causa de que contienen grasas transgénicas, colorantes, saborizantes, endulzantes y/o conservadores artificiales debido a que estos causan un gran daño a nuestro cuerpo. Así que, el evitar este tipo de alimentos no sólo le estará ayudando a reducir alimentos GMO, sino que también te ayudara a mejorar tú salud al momento de dejar de consumir todas las sustancias previamente mencionadas.

Banner
Usted esta aqui: Salud Alternativa » Alimentos genéticamente modificados una amenaza para nuestra salud